Hace seis años entré en una clase de Tai Chi por casualidad. Y la verdad, con poca fe, porque yo había visto gente haciendo Tai Chi en el Retiro y siempre me habían parecido gente muy rara que se movía despacio y abría mucho los brazos. Pero me pudo más la curiosidad que otra cosa y la verdad es que el primer día no cogí una. Pero al día siguiente volví y al otro …. y así desde hace seis años y tengo que decir varias cosas de este deporte: La primera que es un arte marcial, y como tal es bastante duro. Cada movimiento tiene su justificación y cada postura tiene su técnica. Para llegar a hacerlo bien, que aún no es mi caso aunque lo intento, hay que repetir mucho los movimientos y observar a los maestros. Lo segundo, es muy saludable para el organismo, sobre todo para las articulaciones. Para alinear las vertebras, para mantener el equilibrio (físico y mental),  para tener las piernas fuertes y en general es bueno para todo. Lo tercero, te ayuda a mantener la autodefensa,  saber reaccionar ante una amenaza física.
A diferencia de otras artes marciales, el Tai Chi sólo requiere para su ejercitación de una mínima movilidad y habilidad, además, tiene la ventaja de ser una disciplina en la cual la edad no es impedimento para su práctica. La pueden practicar desde niños de 5 años hasta personas mayores que no tengan problemas de movilidad. Tengo que decir también que su práctica no está muy extendida  y no hay muchos centros en los que se pueda practicar,  pero si tenéis posibilidad no dejéis de probar. Os dejo un enlace al blog de mi profesor, David Wael, para que veais varias cosas interesantes.

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *